varios alumnos en su primer dia en la nieve en clase de esqui con un profesor

Cómo es una Clase de Esquí

Te contamos desde dentro cómo es una clase de esquí

A través de la experiencia como profesor de esquí en estaciones de diferentes países, os voy a contar algunas cuestiones acerca de cómo es una clase de esquí.

Aunque hay quien piensa que una clase de esquí o snowboard no sirve para mucho, sabes qué, que están muy equivocados y sobretodo sin son tus dos primeras horas sobre unos esquís o una tabla de snowboard.

El esquí es un deporte de riesgo que exige de técnica para una práctica segura. En la enseñanza deportiva en general, se prioriza la seguridad, después la diversión, y finalmente el aprendizaje, que fluye naturalmente con las dos primeras.

Expectativas vs realidad

Cuando piensas en una clase de esquí, ¿qué te imaginas? Muchos creen que será un rato lleno de caídas, frío y esfuerzo sin fin, o al contrario, algunos piensan que será algo fácil que no ofrece un verdadero desafío.

Principiantes

Expectativas

A menudo llegan pensando que no lograrán mantenerse en pie o que será demasiado difícil.

Realidad

Se sorprenden al descubrir lo rápido que pueden empezar a esquiar por las pistas verdes, con la instrucciones técnicas de un profesor. La sensación de logro es rápida.

Intermedios/Avanzados

Expectativas

Pueden subestimar la clase, pensando que ya lo saben todo o que no hay mucho más que aprender.

Realidad

Descubren que siempre hay nuevos gestos técnicos que mejorar, cosa que les lleva a esquiar con más seguridad, alcanzando así un nuevo nivel y un nuevo desafío, afianzar lo aprendido.

“Los profesores entendemos estas expectativas y trabajamos para superarlas, asegurándonos de que cada clase sea una experiencia de aprendizaje adaptada a tus necesidades y objetivos”

profesor de esqui y profesor de snowboard en clase de iniciacion
La primera clase tanto de esquí como de snowboard siempre empieza en terreno plano

La experiencia del alumno

Cada alumno es un mundo, y cada alumno trae consigo una historia personal única y un nivel de esquí diferente. Te contamos aquí qué puedes esperar como alumno, sea cual sea tu nivel.

Principiantes

Descubrir el Punto de Encuentro

Llegar hasta el Punto de Encuentro donde comienzan las clases, calzando por primera vez unas botas de esquí en muchas ocasiones mal colocadas y cargados con esquís, palos, casco, gafas, guantes, mochila… pues eso…

Todo cambia cuando saludas a tu profesor. Lo primero es ayudarte a sentirte tranquilo y relajado, transmitiéndote seguridad y confianza desde el inicio. Si eres principiante, comenzamos con lo básico: cómo colocar y ajustar correctamente tus calcetines y botas. Verás que, con unos pequeños ajustes, esas botas ya no resultan tan incómodas.

En terreno llano, en el plano, darás tus primeros pasos sobre la nieve y aprenderás la técnica de la cuña, esencial para controlar tu velocidad al principio. Cuando te sientas listo, llegará el momento de tu primera bajada. No te preocupes, no estarás solo: tu profesor estará a tu lado en todo momento, dándote seguridad e información precisa de lo que hacer en cada momento.

Superación

Dependerá de la habilidad y la forma física de cada alumno, pero en líneas generales, un debutante que contrata un profesor dos horas, termina su clase controlando la velocidad y frenando en una pista verde. Incluso comenzará a realizar sus primeros cambios de dirección a través de la cuña.

Con la técnica aprendida durante tu clase de esquí, estarás preparado para quedarte solo a practicar y disfrutar del resto del día esquiando en la pista verde.

Lo mejor de todo, puede que no hayas caido ni una sola vez, o casi ninguna, esto te lo aseguro. Eso sí, siempre y cuando sigas las instrucciones que te ha dado previamente tu profesor.

 

Clases de esquí con un alumno de nivel avanzado

Intermedios y avanzados

Perfeccionamiento

Se trata de pulir lo que ya sabes. Has dejado la cuña y ya esquías en paralelo. El profesor se centrara en corregir tu posición si esto fuese necesario. Te ayudará a comprender mejor el tema de los apoyos y las presiones.

Te enseñará a trazar mejor las curvas, a cerrarlas, para que poco a poco ganes confianza en pistas azules, y sentirás como poco a poco tu velocidad sobre los esquís va en aumento.

Si las condiciones climatológicas y de calidad de la nieve lo permiten, y el profesor te ve seguro, incluso puede que te lleve bajar alguna pista roja. Tu tranquilo, si te lleva, es por algo.

Técnicas avanzadas

El siguiente paso es adaptarte a nuevas técnicas y terrenos. A medida que ganas confianza y habilidad, tu profesor te llevará cada vez a pistas más complejas.

Te enseñará el paralelo perfeccionado o lo que es lo mismo esquiar sobre los cantos de los esquís. Tu técnica se vera mejorada aprendiendo a esquiar por distintos tipos de nieve, terreno y pendientes.

En esta fase vas a desarrollar tu máxima versatilidad como esquiador, preparándote para disfrutar de toda la montaña. Ya sea mejorando tu habilidad en el freeride o tirando trucos en el snowpark, cada nivel de clase está diseñado para ofrecerte una experiencia de aprendizaje superior.

Conexión Alumno-Profesor

La relación con tu profesor es clave.

“Un buen instructor no sólo enseña técnicas de esquí o snowboard. Te inspira y motiva y te transmite su amor por la montaña, adaptándose a tu estilo y a tu persona.”

Esta conexión personal permite al profesor entender tus fortalezas, trabajar en áreas de mejora y, lo más importante, enfocar las clases a tu ritmo, estilo de aprendizaje e incluso a tus miedos.

Esta conexión es vital para que exista una experiencia de aprendizaje verdaderamente enriquecedora, donde cada clase sea personalizada, motivadora y ajustada a tus necesidades específicas de cada alumno.

profesor en valle nevado con sus alumnos en clase de esqui
No sólo son las clases de esquí, un profesor es el mejor guía para conocer los mejores rincones de la estación

Consejos para maximizar tu aprendizaje

Para sacar el máximo provecho de tus clases de esquí, te presento algunos consejos prácticos que te pueden ayudar en tu proceso de aprendizaje.

Actitud y preparación física

Para maximizar tu progreso en una clase de esquí, comienza con una actitud positiva y una preparación física adecuada. Una mentalidad optimista te abrirá a nuevas posibilidades de aprendizaje, mientras que una buena condición física te permitirá enfrentarte a las pistas con mayor confianza y eficacia.

Escucha el feedback de tu profesor

En la emoción del momento, es fácil distraerse y no prestar atención a lo que os decimos. Sin embargo, las instrucciones que os damos mientras esquiamos a vuestro lado son claves en cada momento. Esfuérzate por escuchar y seguir estas indicaciones precisas, aunque pueda ser algo complicado.

Utiliza el equipo adecuado

La selección del equipo adecuado es crucial tanto para tu rendimiento como para tu seguridad en las pistas. Usar esquís o botas que no se ajusten a tu nivel no solo puede obstaculizar tu aprendizaje, sino también comprometer tu seguridad.

Práctica regular

No basta con tomar algunas clases para progresar, necesitas practicar de manera regular. La constancia es lo que transforma lo aprendido en las clases en habilidades consolidadas. Como a veces digo, los profesores no tenemos una varita mágica.

Aprende de cada error

Aprender de cada error es crucial en el esquí. Tómate cada como un aprendizaje, una lección para mejorar. Si tienes dificultades para identificar qué está fallando, es el momento perfecto para considerar la ayuda de un profesor.

En uSchuss, puedes elegir al instructor que se adapte a tus necesidades, asegurándote de obtener la orientación que necesitas para corregir tus movimientos y perfeccionar tu técnica.

Comparte experiencias

Compartir experiencias y consejos con otros esquiadores también puede ser beneficioso. Al contar tus historias y escuchar las de ellos, no sólo te diviertes, sino que también puedes captar ideas o trucos que pueden darle un extra a tu manera de esquiar.

Curiosidades de las clases de esquí

Logros del primer día

Un alto porcentaje de alumnos, en su primer día de clase y tras solo dos horas con un buen profesor, logran controlar la velocidad en pistas verdes. Incluso algunos consiguen realizar sus primeros giros en cuña. Este es un claro ejemplo de contar con una enseñanza de calidad.

Progresión semanal

En una semana que empieza un lunes, con 2 horas de clase de esquí al día y practicando después el resto del día por tu cuenta, el viernes podrás bajar pistas azules tranquilamente e incluso alguna roja sencillita.

Superando expectativas

En el caso de las parejas donde uno de los dos es un apasionado del esquí, traen a su media naranja para compartir esa pasión y casi te suplican que por favor hagas que le guste esquiar y que disfrute, pensando en el beneficio mutuo que eso conlleva, claro está. Después de sólo 3 o 4 días de clases de esquí, muchas veces se da el caso de que el novato termina con más técnica que su pareja “motivada”.

La Pasión como motor

Hay personas que vienen a esquiar solo porque a su pareja o familia les encanta, aunque a ellos no les llame para nada la atención. En estos casos, el aprendizaje suele ser más complicado. El esquí es una pasión que debe nacer del disfrute y la emoción personal, y si no te hace feliz, pues no hay ninguna obligación de seguir intentándolo. Eso sí antes de tirar la toalla o decir que no te gusta, prueba a esquiar con algún profesor o profesora.

Conclusión

Esperamos que hayas disfrutado explorando Cómo es una Clase de Esquí con nosotros. Desde las expectativas iniciales hasta las conexiones personales con los profesores y algunas curiosidades de clases. Hemos intentado transmitir la esencia de esta experiencia, que a nosotros tanto nos llena.

Si quieres profundizar en el ámbito de la enseñanza del esquí, te invitamos a consultar algunos artículos de nuestro blog de esquí. Estos contenidos te ofrecerán una perspectiva amplia sobre distintos aspectos de este deporte:

Esperamos que os gusten y sean de vuestro interés.
Un saludo y buenas clases para todos.

Antonio Moreno
TD3 Esquí Alpino